This post is in Spanish, specially dedicated to South America with all my heart.

Son las 00.34. No puedo dormir. No paro de llorar desde anoche. Cierro los ojos y me vuelven las imágenes del amazonas en llamas y no puedo evitar sentir una culpa que me invade en el pecho. Siento que mi hogar está en llamas y no hay nada que pueda hacer para evitarlo.

Sí. Reduje mi uso de plásticos, reduje la basura y también consumo alimentos de manera consciente. No consumo carne vacuna; sólo pollo o pescado es raras ocasiones y hago el esfuerzo por asegurar saber de donde proviene. Intento controlar el uso del agua y levanto cual basura se cruce por mi camino. Porque estoy comprometida a cambiar mis hábitos cotidianos y ser una real ciudadana de este planeta.

No importa de que nacionalidad sea uno, todos vivimos en el mismo lugar.

Ser expatriado no es todo lindo y divertido. A veces uno se pierde en la sensación de no ser ni de aquí, ni de allí. Cada mudanza te cambia, y te cambia en formas indescriptibles. O al menos para mí.

Cada mudanza me conectó con algo nuevo; sea naturaleza, yoga, consciencia, amigos, ciudad, idioma, códigos sociales, comida, lenguajes y dialectos del lugar, y más. Ésto no me hace ni más ni menos, es simplemente la película que me tocó a mí. Y estoy eternamente agradecida por ello. Todo lo que aprendí, no me lo quita nadie, ni ningún prejuicio o concepto que tenga cualquier persona sobre mi. Tengo moral, ética y valores que importan. Me enseñaron a caminar con la frente en alto, me enseñaron a pescar, y a agradecer cada día que despierto.

Hoy nuestros mares de ahogan en plástico, nuestros bosques se prenden fuego, y nosotros no podemos ver mas allá de nuestras narices (que hoy en día es una tele, monitor o celular encima). Como sociedad necesitamos aprender de los errores, recuperar los valores de comunidad y conectar con lo que la madre naturaleza nos ofrece.

Los humanos creemos ser indispensables, pero somos la única especie que no lo es para nada y la más destructora de TODOS. Inventamos el papel para ponerle un valor bajo un concepto creado por nosotros mismos: la economía. No digo que no halla que haber una, ya está creada y genera cierto orden, pero tenemos que re-priorizar nuestros valores. La gente cree que no hay otras opciones cuando se acercan las elecciones, y si hay algo que aprendí, es que SIEMPRE hay una opción.

Hoy escuché una frase de Martin Luther King "the time is always right to do the right thing". En español sería algo como: el tiempo siempre es el correcto cuando se hace lo correcto. Lo correcto se refiere al bien, al bien común. A pensar en un futuro real, lejano. Hay que accionar para el futuro en el que UNO no esté. Entiendo que para poder representar una comunidad uno tiene que ser parte de y tener sentido de pertenencia. Por mi historia, y la película que a mí me tocó vivir, sólo siento pertenencia con respecto al planeta. Conecto con la naturaleza, los animales y cada vez me cuesta más conectar con las personas. Sobre todo por ser Argentina, me duele. Veo la sociedad en Letonia (con todas sus imperfecciones) y tenemos tanto que aprender de ellos, pero tanto.

Ojalá pueda tomar esta energía en mí y hacer algo más que sólo escribir para unos pocos (o nadie). Espero no tener que pedirle perdón a mis hijos/hijas por no haber hecho todo de mi para entregarles un planeta hermoso por disfrutar, con una bio-diversidad que al ver animales salvajes uno tenga la humildad de agradecer y apreciar ese momento para siempre. Espero poder darles un vaso de agua fresca de la canilla (donde sea que vivamos), una cama calentita, y un parque donde jugar. Espero que no tengan que usar mascaras de oxígeno, porque quemamos todos los árboles. Espero que no sufran por deshidratación porque nos quedamos sin agua. Espero que puedan comer pescado fresco, y no lleno de plástico.

Amo este mundo. Sé que el bien abunda y que el mal sólo tiene poder que sólo uniéndonos podremos vencer.

Live, Love & Laugh
A True Nomad's Story - Sol Acevedo